Ahondemos en el corazón de los novios

No quiero comenzar a hablar de técnicas, tips  y organización antes de ahondar en ese sentimiento profundo que invade a las cientos de mujeres  que como yo, en algún momento de su vida se transforman en novias, donde  sentimos que el tiempo se detiene cuando escuchamos la anhelada petición  de nuestro compañero de vida y aventuras, al decir la frase tan usada y tan antigua  como el compromiso mismo ”Te quieres Casar conmigo”.

Comenzare contándoles mi propia experiencia, tan común y tan romántica como no me cabe duda es la tuya…. hace 21, cuando mi adolescencia  terminada a mis cortos 19 años la música a mis oídos llego cuando mi joven compañero, a quien conocía de los 13 años, me realiza la tan ansiada propuesta. No les mentiré creando una historia fascinante por que la verdad el mágico momento llego de sopetón jeje, con la misma ingenuidad, inocente de la época que nos acompañaba, fue que me hice novia, una novia muy joven y muy particular.

Mi historia breve no creo que se aleje de lo que cada una de mis novias vive, el mágico momento llega en el momento que menos se lo esperan y en el lugar que menos piensan, es ahí cuando mágicamente  aflora esa novia que todas llevamos dentro y aparece una nube sobre nuestras cabezas, con todo un mundo lleno de sueños y posibilidades.

Es ahí también, cuando todo comienza a cambiar, nos ponemos sensibles, ansiosas, nerviosas, muchas veces mal genio, afloran sentimientos impensados los cuales muchas veces nos cuesta manejar, de la misma forma comenzamos a hablar de bodas todo el día, con todo el mundo y ocupamos las horas de descanso de nuestro futuros maridos, mirando cuanta pagina encontramos en la web y revistas, tratando de transmitirles nuestro sueño, un sueño que muchas veces inconscientemente traemos desde la niñez, o el cual fue transmitido por nuestras madres o abuelas.

Debemos tener en cuenta que  no en vano los escritores y sicólogos  dicen que las mujeres son de Venus y los hombres son de Martes, con esto quiero decir que debemos de evitar caer en el error de pensar que nuestros futuros maridos visualizan la boda como nosotras, no hay que frustrarse primeramente al no verlos saltar de emoción cuando encuentren la tela que tanto andaban buscando, ni tampoco los verán gritar de alegría cuando bajen 2 kilos para entrar en ese vestido que vi en la vitrina de la casa de bodas… eso es una gran error, ellos son prácticos, es su naturaleza. Están emocionados  tanto como tu, pero son mas reservados, como buenos proveedores que serán en el futuro ellos manejan los presupuestos en interminables tablas exel, donde nada puede faltar y menos faltar, por lo general se preocupan de ver las consignaciones  que  proveerán el bar libre y de buscar el estilo que mas le acomode para lucir guapísimo.

Así que a no desesperarnos, dejen  fluir, sin olvidar el sentimiento primero que los unió, y el motivo por el cual a travez de esta gran celebración que no me cabe duda será vuestra boda,  gritaran al mundo  lo mucho que se aman, donde cada uno de sus invitados serán los testigos del juramento de amor eterno del comienzo de su vida juntos.

Cuéntame tu historia….

Corazón de los novios

shadow-ornament

¿Quieres tener LA BODA DE TUS SUEÑOS pero no sabes cómo?

"Carolina de la Vega presenta":

LA GUÍA PARA ORGANIZAR TU BODA SOÑADA

 

MÁS INFORMACIÓN

Leave A Response

* Denotes Required Field